La endodoncia es un procedimiento que elimina la pulpa del diente y sella el conducto pulpar. La pulpa es la parte más interna del diente y contiene nervios y vasos sanguíneos. En aquellos casos en los que el paciente tiene una infección o inflamación en el nervio, es conveniente realizar una endodoncia dental. Y es que no hay nada mejor que el propio diente, algo que puede conseguirse con este tratamiento.

Las causas más comunes que dañan la pulpa del diente son:

  • Dientes fracturados.
  • Dientes con enfermedad periodontal.
  • Caries muy profundas.
  • Traumatismos en los que se afecta directamente al nervio.
  • Causas de hipersensibilidad.

¿Qué síntomas pueden indicar la necesidad de una endodoncia?

Uno de los primeros avisos que nos puede alertar sobre la necesidad de una endodoncia es el dolor, o lo que es lo mismo, la sensibilidad dental que se nota durante las comidas o al tomar bebidas frías y calientes. Otro síntoma es el cambio de color en el diente. Una primera inspección ocular así como una radiografía pueden detectar a tiempo las causas.

¿Es dolorosa una endodoncia?

Al realizarse bajo anestesia local, el tratamiento de endodoncia no produce dolor alguno. No obstante, durante los días posteriores, se puede sentir una ligera molestia en la zona intervenida que se alivia con analgésicos y antiinflamatorios.

Una endodoncia consiste en varios pasos. En primer lugar, se abre una cavidad de acceso para llegar al final de la raíz. Es entonces cuando llega el momento de limpiar minuciosamente todo el conducto con el objetivo de retirar la pulpa afectada. En el siguiente paso, se realiza la obturación del conducto, o lo que es lo mismo, se cierra el vacío. Para ello, se inserta un material de goma denominado gutapercha que rellena la cavidad en su totalidad. Finalmente, se coloca una corona sobre la pieza dental para que recupere su forma y color natural.

Cuidados especiales después de una endodoncia.

Si te han realizado una endodoncia, tu dentista programará un calendario de controles en los que se valorará que la evolución sea la correcta. La periodicidad de éstos depende de cada caso. Ahora bien, lo que no debe preocuparte es tu día a día, que será totalmente normal desde el momento en el que salgas de la consulta. No obstante, no olvides seguir estos consejos:

  • Olvídate de los chicles durante un tiempo así como de los alimentos duros o que se pegan a los dientes.
  • Mastica por el lado opuesto a la endodoncia.
  • No dejes de cepillarte los dientes como sueles hacer siempre.

Es importante reconocer la tasa de éxito de este tratamiento, del 95%. Y es que una endodoncia puede durar toda la vida si se mantiene un cuidado adecuado de tu salud bucodental y se siguen las recomendaciones de tu dentista.

Para cualquier duda ponte en contacto con nosotros

Contactar

Rambla d’Egara 380, 08221 Terrassa / Passeig Lluis Muncunill, 27. 08225 Terrassa

93 788 75 38 / 937 87 03 83 - Copyright Dentalenterrassa - 2016 - Aviso Legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR