La higiene bucal es uno de los hábitos que cualquier niño debe adquirir desde una edad temprana. Cuanto antes lo haga, mejor. Y es que enseñarle a tus hijos cuestiones tan elementales como los pasos de un correcto cepillado suponen muchos beneficios para su salud. No exageramos si decimos que se trata de una de las mejores lecciones que puede aprender y que le resultará útil a lo largo de toda su vida.

Pero además del cuidado diario que se hace desde casa, son necesarias las visitas a un dentista para realizar un seguimiento del estado bucodental. La pregunta que muchos padres se hacen es a qué edad es recomendable visitar la consulta del odontólogo. Lo cierto es que se pueden llevar a cabo ya en los primeros meses, aunque nos parezca que es demasiado pronto. La prevención es clave.

¿Si un niño tiene caries en un diente de leche debe tratarse?

Los dientes de leche tienen mucha importancia en el desarrollo y crecimiento infantil. Aunque no son las piezas dentales definitivas, influyen en la capacidad del lenguaje o incluso en la masticación y la alineación de la dentadura posterior.

Como son más pequeños y menos mineralizados, los dientes de leche presentan una mayor vulnerabilidad para desarrollar caries. Si aparecen en uno de esos dientes, se debe encontrar la mejor solución para frenarlas a tiempo. Y es que, como apuntan desde la Sociedad Española de Odontopediatria, “cualquier infección en el diente temporal que progrese por la raíz creará una bolsa de pus que afectará al diente permanente”. Como consecuencia de no haber realizado el mejor tratamiento, los dientes salen con malformaciones, manchas o lesiones.

Los factores de riesgo de caries dentales en niños son:

  • Una dieta con un contenido elevado en azúcar.
  • No realizar una higiene bucodental adecuada.
  • Recibir una cantidad escasa de flúor. En esos casos, un suplemento puede ser una buena solución.
  • No acudir a las revisiones con el dentista.

Consejos para una buena higiene dental en niños.

Durante el primer año de vida, y después de alimentar al bebé, los padres pueden limpiar con delicadeza las encías con agua y un paño limpio o una gasa. Así evitaremos las caries de biberón.

A partir de los doce meses, ya se puede realizar un cepillado con un cepillo de cerdas suaves. Se recomienda hacerlo dos veces al día, especialmente antes de acostarse.

A partir de los veinticuatro meses, en la limpieza dental en niños ya se puede incluir una pasta dental con flúor que evitará la aparición de caries. La cantidad recomendable es similar a la de un guisante. Seguiremos usando un cepillo de cerdas suaves.

Y paralelamente a estos hábitos de higiene bucal, llevaremos un control dental para que el odontólogo visite a nuestro hijo, por lo menos, una vez al año. De esta forma, también perderá el miedo de forma natural.

Higiene, constancia y las visitas al dentista son los tres elementos claves para una salud bucodental óptima desde la primera etapa de la vida, la infancia.

Para cualquier duda ponte en contacto con nosotros

Contactar

Rambla d’Egara 380, 08221 Terrassa / Passeig Lluis Muncunill, 27. 08225 Terrassa

93 788 75 38 / 937 87 03 83 - Copyright Dentalenterrassa - 2016 - Aviso Legal

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR